Nástic-Sevilla
El centrocampista del Sevilla, José Luis Martí (i), y el delantero del Gimnàstic, Antonio Pinilla (d), pugnan por el balón (Efe). EFE

El Sevilla se dejó en Tarragona un pedazo de liga al caer derrotado ante el Gimnástic, que a la vez aviva la lucha por la permanencia, de la que hasta hace poco estaba desahuciado.

El equipo de Juande Ramos no supo aprovechar la gran cantidad de oportunidades generadas en la segunda mitad y, al final, lo acabó pagando ante un conjunto que vuelve a soñar con salvarse tras sumar siete de los últimos nueve puntos en juego.

En la primera mitad el Sevilla se vio acorralado e intentó sacarse la presión de encima. Los de Juande empezaron a controlar el centro del campo, aunque las contras locales seguían llevando peligro hasta el punto de que Javi Navarro evitó el primer gol tras un centro de Calvo desde la derecha.
A los 43 minutos de juego llegó la ocasión más clara para el conjunto andaluz. Puerta centró desde la izquierda y Kanouté remató al larguero

Los de Juande también tenían oportunidades, más por errores del portero Bizzarri que por méritos propios. Alves puso en apuros al argentino en dos ocasiones y el arquero no supo atajar ninguna de las dos, dejando el balón franco para Luis Fabiano y Maresca, quienes no supieron definir.

La jugada más clara de estos minutos llegó a los 22 de juego, cuando un error de David Castedo propició una internada de Calvo por la derecha con centro al hueco con Palop descolocado. Por suerte para los sevillistas el balón no encontró rematador.

El Nàstic estaba siendo superior al colíder de la categoría y era el equipo que llevaba el peso del partido.

A los 43 minutos de juego llegó la ocasión más clara para el conjunto andaluz. Puerta centró desde la izquierda y Kanouté remató al larguero.

La segunda mitad se inició con una gran oportunidad para el Nàstic, con una jugada por la derecha que lanzó Cuellar para Castro y éste obligó a lucirse a Palop.

La réplica andaluza llegó un minuto después en una gran jugada de Jesús Navas, a cuyo centro no llegó Kanouté por milímetros. Despertó el Sevilla en pocos segundos y salió lanzado para hacerse con los tres puntos en juego.

El cuadro de Juande Ramos se hizo amo y señor del encuentro, y tanto Luis Fabiano como Kanouté fueron una auténtica pesadilla para la portería de Bizzarri, pero el gol no acababa de llegar.

Mientras, el Nàstic achuchaba con cada vez menos convicción, acusando el gran desgaste físico realizado en la primera mitad. Los de Paco Flores se fueron diluyendo con el paso de los minutos y sólo era cuestión de tiempo que el Sevilla marcase el primer tanto.

Tanto Luis Fabiano como Kanouté fueron una auténtica pesadilla para la portería de Bizzarri, pero el gol no acababa de llegar

El conjunto andaluz se convirtió en un ciclón, asediando la puerta de Bizzarri como si en ello le fuera la vida.

Quien perdona lo acaba pagando

Y los tópicos del fútbol dicen que, cuando un equipo perdona, al final lo acaba pagando. Así fue. El Nàstic no hizo méritos futbolísticos para conseguirlo, pero si tiene alguna virtud es que es un equipo que cree en sí mismo. Su ímpetu le llegó a crear una oportunidad que Campano le puso a Portillo. El de Aranjuez cabeceó de forma impecable y puso la liga patas arriba.

El Sevilla se dejaba un poquito de liga en Tarragona y pudo ser peor, porque Portillo, cuatro minutos después, falló lo impensable ante Palop tras una contra perfectamente ejecutada.

El Nàstic se hizo dominador del encuentro y a punto estuvo de ampliar la ventaja. Campano lo tuvo de falta directa en sus botas, pero el balón salió rozando el palo, aunque la sorpresa de la jornada estaba sentenciada.

1- Gimnàstic: Bizzarri, Calvo, Navas, David García, Marco, Cuéllar, Morales (Campano, min.71), Chabaud, Pinilla (Juan, min.71), Rubén Castro (Ismael, min.59) y Portillo.

0 - Sevilla: Palop, Alves, Javi Navarro, Dragutinovic, Castedo (Duda, min.79), Navas, Martí, Maresca (Poulsen, min.71), Puerta, Luis Fabiano (Chevantón, min.65) y Kanouté.

Gol: 1-0, Portillo (min.76).

Árbitro: Velasco Carballo, del colegio madrileño. Mostró cartulina amarilla a Morales, César Navas, Puerta y Chevantón.

Incidencias: Partido correspondiente a la 26ª jornada de Primera División, disputado en el Nou Estadi de Tarragona ante 14.500 espectadores. Lleno absoluto. Presencia de unos 300 aficionados sevillistas.

Enlaces