Nadal cae en cuartos «lesionado»
Nunca pongo excusas cuando pierdo, pero no ha sido un partido en igualdad de condiciones.
En sólo tres sets (2-6, 4-6 y 3-6) superó Fernando González a Rafa Nadal en cuartos de final del Abierto de Australia, en un partido que el chileno dominó de principio a fin sin dar opciones al mallorquín, según sus propias palabras, «por un dolor en mi famoso culo». «Apenas podía correr. Me levanté cojo, pero salté al partido porque eran los cuartos de un Grand Slam», dijo el español, que se dañó en octavos jugando contra Andy Murray.

González hizo correr a Nadal de punta a punta de la pista, peleó cada bola y desgastó al mallorquín, que jugó sin chispa, lento y falló más de lo habitual con su zurda. El chileno machacó al español con su saque (10 aces –puntos directos–) y con su derecha (41 golpes ganadores).

Ayuda médica

Al inicio del tercer set, Nadal pidió la presencia del fisioterapeuta, que le aplicó en el vestuario una crema caliente. Sin embargo, el chileno no bajó la guardia y Nadal cayó en tres mangas, algo que no ocurría desde 2004, cuando Andy Roddick le eliminó en la segunda ronda del Abierto de EE UU.

Nadal salvó un punto de partido, pero entregó el pase a las semifinales con un fallo de derecha. Era más el dolor que padecía que sus ganas de remontar.
González superó al balear por tercera vez en cuatro encuentros y se medirá en semifinales al alemán Tommy Haas, que superó al ruso Nikolay Davydenko (6-3, 2-6, 1-6, 6-1 y 7-5). En la otra semifinal del torneo se enfrentarán hoy el número uno del mundo, el suizo Roger Federer, y el estadounidense Roddick.

Sharapova, contra Clijsters

La espectacular rusa Maria Sharapova, cabeza serie número uno del Abierto de Australia, se medirá en una de las semifinales del torneo a la belga Kim Clijsters, que se retirará al acabar esta temporada, después de contraer matrimonio con el jugador americano de baloncesto Bryan Lynch. En la otra semifinal femenina se enfrentarán la estadounidense Serena Williams, tenista que ha sido capaz de sacar en Melbourne a 222 km/h, y la sorpresa del torneo, la checa Nicole Vaidisova.