Andy Murray, desplegable
El tenista británico Andy Murray golpea una bola. C. K. / EFE

El británico Andy Murray asegura que en el mundo del tenis "hay partidos que están siendo amañados y hay jugadores que están advertidos", en referencia a presuntos fraudes relacionados con casas de apuestas.

"Es algo decepcionante para los jugadores pero todo el mundo lo sabe. Aún así es difícil probar si alguien ha amañado un partido", comenta Murray en unas declaraciones recogidas por la BBC.

Según el tenista británico, el motivo de esas apuestas ilegales radica en el hecho de que la carrera profesional de un tenista es corta, "unos 10 ó 12 años" y "la posibilidad para algunos de conseguir dinero extra es muy tentadora. Hay jugadores que tienen que viajar cada semana y que sólo disponen del cheque de 2.500 euros, que se otorga para la primera ronda, para pagar los desplazamientos. Hay jugadores que intentar ganar la mayor cantidad de dinero y eso no es aceptable", afirma.

"Personalmente nunca lo he experimentado, sólo oigo lo que se comenta y al parecer es verdad", insiste Murray.

La posibilidad para algunos de conseguir dinero extra es muy tentadora"

Hace unos meses se puso en marcha una investigación después de que la casa de apuestas por internet Betfair alertara de la posibilidad de que se hubiera producido un fraude en las apuestas sobre los resultados del partido que disputó el ruso Nikolai Davydenko contra el argentino Martín Vasallo Arguello en el torneo de Sopot (Polonia), en el que el ruso podría estar implicado.

En ese encuentro, celebrado el pasado 2 de agosto, Davydenko ganó el primer set por 6-2 pero perdió el segundo por 6-3 y estaba 2-1 abajo en el tercero cuando decidió retirarse por una lesión en el pie.

Betfair registró en ese duelo un volumen de apuestas diez veces superior al normal (casi siete millones de dólares), la mayoría a favor del argentino, incluso una vez disputado el primer set, y pese a que el sudamericano ocupaba el puesto 87 en la lista mundial frente al cuarto de Davydenko.