El Murcia, defraudado
Los futbolistas del Murcia Iñigo y De Coz luchan por el balón con Nunes, del Mallorca, ayer en el Ono Estadi. (Diez / EFE).

El camerunés Webó y el árbitro Velasco Carballo, que no vio un claro penalti del meta Germán Lux a Íñigo Vélez en el área local en el minuto 81, impidieron al Murcia, que estuvo muy bien plantado sobreel campo, sacar algo más en su visita a Mallorca.
Muy productiva fue la sociedad que armaron en la banda izquierda Baiano y Movilla. El brasileño, con su habilidad, obligó a los centrales del Mallorca, Ballesteros y Nunes, a abandonar su zona en varias ocasiones, y el madrileño no sólo obstaculizó lo que pudo a Jonás, sino que también se prodigó en el ataque. El partido apenas tuvo historia en los primeros 45 minutos. En todo caso, el gol de Íñigo Vélez, su primero en Liga.
En la segunda parte, el Mallorca encerró al Murcia y obtuvo su premio en el minuto 68 con un cabezazo impecable de Webó. A partir de ahí, el conjunto balear dominó con autoridad y cuando parecía que estaba más cerca de la victoria, se produjo en el minuto 81 una jugada clave.

Íñigo cayó en el área al tropezar con el meta Lux, pero el árbitro no sólo no señaló penalti, sino que además amonestó al pimentonero por simular la falta. Todo ello, ante las protestas generalizadas de todo el Murcia, que no daba crédito a la decisión del colegiado, que optó por dejar las cosas como estaban.

«El penalti no fue lo peor del árbitro»

El entrenador del Murcia, Lucas Alcaraz, señaló que por juego y ocasiones su equipo pudo ganar, y con respecto al penalti no señalado a Íñigo dijo que esa jugada «no fue lo peor del arbitraje». «Hay penalti, es claro. En el reglamento no está tipificado que no se pueda pitar porque aguante la llegada del portero. Si hay derribo, hay penalti», señaló. Para el granadino, «el penalti no fue lo peor del arbitraje; más lo fueron las tarjetas y un montón de cosas más, en una tendencia muy desafortunada».