Fernando Alonso
Alonso, a la salida de su box. (Efe) Efe

Fernando Alonso ha sido multado por partida doble por los comisarios deportivos del Gran Premio de Malasia, por exceso de velocidad en la calle de boxes.

La primera multa se la impusieron cuando faltaban 40 minutos para finalizar la segunda sesión de entrenamientos libres al ser cazado a a 63,3 km/h. en la calle de boxes, que la tiene limitada a 60 km/h., y por la que los comisarios le han sancionado con una multa de 600 euros.

Veinticinco minutos después, el radar indicaba que la velocidad del monoplaza del asturiano era de 61,4 km/h., por lo que los comisarios volvían a sancionarle con 400 euros.

En defensa del doble campeón del mundo hay que señalar que los Fórmula Uno, que carecen de velocímetro, llevan un limitador de velocidad que pulsan los pilotos al entrar en la calle de boxes y que seguramente estaba mal calibrado en su coche o se había alterado y ese fue el origen de las dos multas que han totalizado 1.000 euros.

Normalmente las multas las paga el equipo, si ha sido por culpa suya, por mal funcionamiento del dispositivo que limita la velocidad, o el piloto si se le ha olvidado oprimir el botón del limitador, algo que en este caso parece descartarse al ser cazado por partida doble.

El guaje declaró sobre las dos multas que le han impuesto los comisarios deportivos que: "Habrá que comprobar dónde fueron, si a la entrada o a la salida. Mejor saberlo para no repetirlo en carrera, porque sería una fatalidad".