José Mourinho
José Mourinho, en rueda de prensa junto a Benzemá. REUTERS

El entrenador del Real Madrid, José Mourinho, afirmó este martes que no busca acabar con maldiciones contra el Olympique de Lyon sino únicamente la clasificación matemática para los octavos de final de la Liga de Campeones.

"Queremos ganar porque eso nos daría la clasificación y además prácticamente como primeros de grupo", señaló el técnico portugués a la vez que quitaba importancia al hecho de que el Real Madrid no haya ganado en sus cuatro visitas al estadio de Gerland.

"Lo importante es lo que hicimos la temporada pasada al eliminar al Olympique en octavos, y en esta al ganarles otra vez. Vamos a tratar de así de que el pasado se olvide de una vez", añadió.

Vamos a tratar de así de que el pasado se olvide de una vez

Al comentar el caso de Ozil que este año está jugando mucho menos, Mourinho se justificó alegando que esta temporada tiene muchos jugadores para elegir. "Somos más equipo. Tenemos más soluciones", declaró el técnico y explicó que si el año pasado su equipo hubiera llegado a Gerland sin Carvalho, Arbeloa y Marcelo, como es el caso, hubiera tenido "un problema gordo".

Esas bajas Mourinho explicó previamente que las podría suplir con el retorno de Albiol "con la máscara del zorro" y la convocatoria del canterano Carvajal.

"Ozil era el año pasado el único número 10, pero ahora cuento con Kaká y Fabio (Coentrao) que puede jugar un poco más escorado a la izquierda", dijo el luso.

Sobre las lesiones de última hora de Kaká y Marcelo, Mourinho habló de una situación curiosa porque a ambos les había reservado en Anoeta para que pudieran llegar en las mejores condiciones a Lyon.

"A Kaká en los 25 minutos que jugó en San Sebastián le pegaron bien por lo que ya sabía que era difícil que se recuperara, mientras que lo de Marcelo ha sido una sorpresa para mí al lesionarse en el entrenamiento de la tarde (del martes)", señaló Mourinho.

El técnico no considera que el Olympique de Lyon vaya a salir este miércoles a jugarse el todo por el todo porque "no es un partido de vida o muerte" para los franceses. Si bien avisa de que el partido va a ser "difícil" porque "a todo el mundo le motiva enfrentarse al Real Madrid".

En relación al cansancio físico del equipo al que aludió para justificar la victoria por la mínima ante la Real Sociedad, Mourinho señaló que en esta ocasión han tenido tres días para descansar, un día más que antes del partido contra los donostiarras por lo que el equipo "llega bien" al partido.

Benzemá: "Vamos a cambiar el curso de la historia"

Karim Benzemá fue más contundente y señaló, del encuentro de este miércoles, que va a "cambiar el curso de la historia" consiguiendo su primera victoria en el feudo del Lyon.

"Cada vez que el Real Madrid juega en Gerland, el Olympique se crece y hace un gran partido. Pero esta vez vamos a cambiar el curso de la historia", señaló el futbolista que ha vivido los choques desde los dos equipos.

El Olympique se crece y hace un gran partido

Del estadio de Gerland destacó "el ambiente caliente" que forma la afición lionesa y que empuja al equipo, para tratar de explicar el porqué de los cuatro partidos sin ganar del Real Madrid en sus cuatro visitas.

Benzemá afirmó que este partido es muy especial para él porque regresa a la ciudad donde creció y se formó como jugador. Pero también confesó que es especial porque fue en Gerland, la temporada pasada, donde arrancó su buen momento de forma que hoy perdura.

"El año pasado tuve muchos problemas físicos y es cierto que después de jugar en Lyon empecé a encadenar buenos partidos y me sentí mucho mejor en el equipo", dijo Benzemá sobre un encuentro que se recuerda porque marcó un minuto después de su entrada en el campo y provocó una inusual demostración de alegría de su presidente, Florentino Pérez.