La Brigada de Tránsito de la Guardia Nacional Republicana (GNR) detuvo el coche de Maniche en las afueras de Lisboa. El jugador, que se encuentra estos días de vacaciones en su país, iba acompañado por su esposa cuando fue sorprendido por los agentes circulando a 130 kilómetros por hora. La Brigada de Tránsito le impidió que continuase conduciendo.