Mireia Belmonte
Mireia Belmonte tras ganar el oro en los 200 mariposa de los Mundiales de natación. EFE

Es la mejor nadadora española de todos los tiempos, y su leyenda se acrecentó con su primer oro mundialista. Mireia Belmonte ha dado este jueves en Budapest una exhibición en su prueba favorita, los 200 metros mariposa, y en un final no apto para cardíacos se llevó la victoria para convertirse, por primera vez, en campeona del mundo.

Era el momento marcado en rojo en el calendario de la badalonesa. La distancia en la que ya era campeona de Europa y olímpica (en Río 2016) la esperaba, y no falló.

Superó rápidamente a Hosszu, triple campeona olímpica en Río, y marcó distancias de importancia con el resto de sus rivales El plan de la carrera fue el esperado, todo fue tal y como lo había planeado. Al paso por los 50 metros, solo iba la sexta, pero Belmonte era consciente de que aún quedaba mucha prueba, que sus rivales no iban a tener la misma resistencia que ella.

La remontada se fraguó en el segundo largo, en el que apretó para ir pasando una a una a sus rivales, y solo la húngara Katinka Hosszu, una de sus dos grandes rivales, pasó por delante de la catalana al paso del ecuador de la prueba.

Tras el segundo viraje, Mireia sacó toda su potencia. Superó rápidamente a Hosszu, triple campeona olímpica en Río, y marcó distancias de importancia con el resto de sus rivales.

Con la medalla ya garantizada, era el momento de luchar por el oro. Belmonte tenía una ventaja interesante con 50 metros por disputarse, pero la alemana Hentke, que tenía la mejor marca del año y pasó a la final con el mejor tiempo, apretó y empezó a reducir las distancias peligrosamente. Pareció empezar a flaquear Mireia, con la germana recortando poco a poco y poniéndose casi a su altura. Pero al final, la española aguantó y su última brazada le dio el oro por milésimas: 2:05.26 de Belmonte, contra 2:05.39 de Hentke.

Es su segunda presea en Budapest después de la plata que logró en la prueba de los 1.500 libres este martes.

Jessica Vall, a la final de los 200 braza

Por su parte, la española Jessica Vall se ha clasificado para la final de este viernes de los 200 braza, después de conseguir el sexto mejor tiempo en las series de clasificación dominadas por la rusa Yulia Efimova (2:21.49).

La nadadora del Sant Andreu ha competido en la primera serie, la más lenta de las dos, y ha finalizado tercera con 2:23.49 por detrás de la china Shi Jinglin (2:21.17) y la canadiense Kierra Smith (2:23.18).