No quiere que fichen a otro guardameta. La tranquilidad del Real Zaragoza en Boltaña se vio ayer alterada por el portero suplente Miguel Martínez. La más que probable contratación de Aranzubía ha acabado con la paciencia de este canterano que no está dispuesto a ser el tercer portero del equipo. «Creo que tengo el futuro bastante negro.

Me da pánico hasta coger un periódico. Si traen otro guardameta mi intención será marcharme porque no quiero estar de tercer portero pues sería dar un paso atrás». Miguel, que rompió a llorar durante su rueda de prensa, se siente maltratado por el club. «Si me lo hubieran dicho a la cara antes, me hubiese buscado la vida. Ahora no veo lógico el fichaje de un portero. No sé si es porque soy canterano o porque me llamo Miguel».

De momento, no obstante, todavía no se ha cerrado la contratación del portero del Athletic Aranzubía. El Zaragoza le ha dado un ultimátum para que hoy acepte o rechace la oferta aragonesa.