Miedo al liderato
Guille Franco se lleva el balón ante la presión del jugador del Almería Mané.(EFE).

El Villarreal desaprovechó el pinchazo del Real Madrid en Murcia (1-1) al ser incapaz de superar al Almería en El Madrigal. Una victoria de los hombres de Manuel Pellegrini hubiera permitido al Villarreal cerrar la jornada como líder de Primera en solitario. El equipo amarillo tuvo miedo a las alturas.

El gol tempranero de Nihat hizo pensar que el encuentro iba a ser fácil para el Villarreal, pero el Almería, muy ordenado, sin ceder excesivo terreno y capaz de sufrir cuando, al final, no le quedó más remedio que defender, truncó el sueño amarillo de ser líder.
El Villarreal se sentía más cómodo que su rival, con un tanto de ventaja y sin la necesidad de apretarle más de lo necesario,

En el inicio del segundo tiempo, el equipo de Pellegrini no fue capaz de hacerse con las riendas del encuentro, mientras que el Almería supo aprovechar su primera ocasión para empatar el encuentro al rematar Negredo con la zurda un centro medido de Aitor López Rekarte. El Villarreal apretó al final, pero sin fortuna.

Demasiadas faltas

El técnico del Villarreal, Manuel Pellegrini, se quejó de las faltas que sufrieron sus jugadores por parte de sus homólogos del Almería. «Las faltas reiteradas nos sacaron del partido y el árbitro, aunque no influyó en el marcador, estuvo mal, porque permitió que hicieran faltas sin importancia, pero muy efectivas para lograr su objetivo».