Máxima efectividad
El delantero Sebastián Taborda salta ayer en el estadio José Zorrilla con Borja Fernández.(Nacho Gallego / EFE)

Al Depor le está costando arrancar esta temporada y quedó ayer plasmado en una mala primera parte en la que el conjunto blanquiazul estuvo desaparecido, a merced del Valladolid, un equipo recién ascendido en el que prima el espíritu colectivo.

Los pucelanos tuvieron el control del balón y las más claras oportunidades de gol. Parecía imposible, pero cuando expiraba la primera parte, el Valladolid, que había podido marcar por medio de Joseba Llorente y de Sesma, aún no había perforado las redes del israelí Aouate.

Sin embargo, en el descuento, García Calvo se lanzó en plancha y marcó de cabeza el tanto que abrió el marcador.

El descanso le vino de maravilla al Depor, que tomó aire y aclaró sus confusas ideas para mostrarse más agresivo en la reanudación. Y pronto se vio el resultado, ya que Taborda aprovechó una indecisión de la zaga local para marcar de espaldas con la testa.

El partido se abrió y Sisi deshizo el empate. Lotina reaccionó y sacó a Riki, quien estableció la igualada definitiva con un disparo que rebotó en García Calvo.

«Hay que mejorar deprisa»

«Tenemos que mejorar mucho más, pero con bastante prisa», sentenció ayer Miguel Ángel Lotina tras el partido contra el Valladolid. El entrenador insistió, además, en la necesidad de disputar algún encuentro amistoso en el parón liguero del próximo fin de semana para «coger más ritmo de competición». A pesar de estos mensajes de advertencia, Lotina aseguró que el Depor «está mejor que la semana pasada».