Diego Maradona anunció el miércoles, pocas horas después de recibir el alta hospitalaria, que el próximo domingo irá al estadio "La Bombonera" para asistir al derbi del fútbol argentino entre Boca Juniors y River Plate.

"Estoy bien y totalmente recuperado", dijo el ex futbolista a la cadena de televisión TyC, de Buenos Aires.

"Voy a seguir al pie de la letra lo que me diga el doctor (Alfredo) Cahe y el resto de los médicos. Seguiré como ingresado, pero en mi casa. Si no lo hago, el único perjudicado voy a ser yo", afirmó Maradona.

Al estadio boquense "voy a ir, con suero, con mi doctor, con una ambulancia o como sea. Pero hasta que me dé la ultima gota de sangre voy a estar alentando a los muchachos" del equipo auriazul, aseguró.

Maradona tuvo palabras de aliento para el jugador Ariel Ortega, sometido a tratamiento médico por alcoholismo al decir que se identifica con el centrocampista de River Plate "porque siente el fútbol de la misma manera" que él.

Su médico, "asombrado"

El médico personal de Diego Maradona, Alfredo Cahe, se manifestó "asombrado" por la recuperación del ex futbolista, quien fue dado de alta la madrugada del miércoles.

Cahe dijo que, pese a que es prematuro confirmarlo ya, Maradona podría asistir el próximo domingo al estadio "La Bombonera", donde se enfrentarán Boca Juniors y River Plate, en el partido correspondiente a la décima jornada de la Liga argentina.

El médico dijo que Maradona bajó seis o siete kilogramos de peso mientras estuvo en la clínica.

Cahe también informó de que Maradona está "acompañado por un equipo médico y asistentes terapéuticos especialistas en psiquiatría y enfermeros las 24 horas".

Agregó que en "este momento no hay indicación de internamiento psiquiátrico".


"Se decidió darle el alta, todos los chequeos estaban bien"

Maradona fue dado de alta tras dos semanas en el hospital porque sufría una hepatitis tóxica alcohólica.

"Se le dio el alta. Todos los chequeos que se le hicieron dieron bien. Hubo una reunión entre su familia y los médicos y se decidió darle el alta", dijo a Reuters una fuente del Sanitario Güemes que prefirió no ser identificada.

La fuente consultada dijo que Maradona dejó el sanatorio en compañía de su novia y de un ayudante personal.

Maradona, de 46 años, ingresó en el hospital el 28 de marzo, donde permaneció sedado durante varios días para controlar su adicción al alcohol y evitar un síndrome de abstinencia.

Durante su estancia en el centro de salud, Maradona fue medicado para tratar la hepatitis tóxica alcohólica, que fue mejorando con el correr de los días.

Tratamiento médico

Su médico personal, Alfredo Cahe, había dicho el martes que Maradona dejaría el hospital hacia el fin de semana, pero que se encontraba muy ansioso por abandonar el lugar.

Es muy probable que en los próximos días Maradona se traslade a una clínica en Suiza para tratar su adicción al alcohol

"Se indicaron tratamiento medicamentoso y alimentario, como alternativas terapéuticas a seguir luego de su externación", dijo la agencia estatal de noticias Télam citando un parte médico de la institución.

Cahe dijo que planeaba trasladar a Maradona a otra institución o a la casa de sus padres, para luego llevarlo a una clínica en Suiza para iniciar su recuperación final.

Maradona estuvo al borde de la muerte en el 2004 por una crisis cardiorespiratoria derivada de su adicción a la cocaína.

Cahe dijo recientemente que el "10" cambió de adicción tras abandonar la cocaína y comenzó a abusar del alcohol y los habanos, además de llevar una dieta desarreglada para alguien que se había sometido en el 2005 a una operación gástrica para bajar de peso tras haber alcanzado los 120 kilos.

Adorado por millones de argentinos, el ex campeón del mundo carga con un largo historial de crisis de salud, aunque también ha sorprendido siempre a los médicos por su capacidad para salir de las peores situaciones.