La máquina carbura
El valencianista Joaquín, ex jugador del Betis, celebra con respeto el segundo gol de su equipo.(José Manuel Vidal / EFE)

El Valencia de Quique Flores encadenó su tercera victoria consecutiva en la Liga mostrando algunas de las cualidades que le han caracterizado en los últimos años: una defensa férrea, un centro del campo sacrificado y creativo, bandas rápidas e instinto goleador en la delantera.

Cierto es que el Betis de un ex valencianista como Héctor Cúper ofreció muchas facilidades, con una línea de medios inoperante y la defensa, nerviosa. El Valencia, con una oposición condicionada a rachas, se encontró a gusto y trabajó para marcar. El premio, sin embargo, no llegaría hasta la segunda parte, cuando el luso Miguel aprovechó una serie de errores para adelantar a los de Mestalla.

Un ex bético como Joaquín, que no dejó de llevar peligro por la banda derecha, fue el encargado de sentenciar un partido al que el gol de Sobis le dio de emoción para su recta final.

Debutó Timo Hildebrand

El guardameta alemán Timo Hildebrand debutó en la competición liguera después de que Santiago Cañizares fuese baja por una microrrotura fibrilar en los isquiotibiales de su muslo izquierdo. El ex de Stuttgart, que había mostrado sus ganas de estrenarse, cumplió frente al Real Betis, aunque se mostró nervioso en alguna jugada bética.