Robben y Fabio Aurelio
Robben (D) y Fabio Aurelio (I), en un lance del juego. (EFE) EFE

No era un duelo de fútbol, fue una partida de Risk. Juande Ramos y Rafa Benítez diseñaron un tablero verde para decidir quién situaba y movía mejor sus piezas, Real Madrid y Liverpool. Ganó Rafa y sus ‘reds´, expertos en estas batallas a doble partido. Un equipo funcionó a impulsos vitales, el otro llevaba un chip con las instrucciones para su correcto funcionamiento, y las siguió a rajatabla.

El Madrid comenzó bien; miedo escénico, noches mágicas y todo eso que al robot de Benítez le trae sin cuidado. Once peones por detrás del balón y se acabó la historia. El plan de Juande se enquistó en la telaraña rival: llegaba el balón a un jugador blanco y tres rojos le mordían los tobillos, con Mascherano soberbio. Sólo Robben lo intentó con suerte, pero sin acierto. La estadística ofensiva del Liverpool se limitó a un disparo de Torres salvado por Casillas.

La segunda parte empeoró la versión del Real Madrid, deshilachado, que no creó una sola ocasión en el jardín de Reina. El Liverpool ni se alteró: no estaba Gerrard -ni hizo falta- y Torres se retiró del partido medio cojo, pero continuó su plan, que encontró premio en el típico gol que siempre le meten al Madrid, un balón aéreo, la defensa en la parra y Benayoun cabeceando sólo en el área pequeña. Si ya es difícil marcar al Liverpool con el 0-0, con ventaja para ellos...

El Real Madrid quiso empatar, pero no supo ni pudo. Ahora, tocará recurrir en dos semanas al espíritu de las remontadas, al milagro en Anfield...todas esas historias del corazón que el robot de Benítez no entiende. ¿Qué chorreo?

Ficha técnica

0 - Real Madrid: Iker Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Cannavaro, Heinze; Robben, ´Lass´ Diarra, Gago, Marcelo (Guti, m.46); Raúl e Higuaín.

1 - Liverpool: Reina; Arbeloa, Skrtel, Carragher, Fábio Aurelio; Benayoun, Xabi Alonso, Mascherano, Riera (Gerrard, m.88); Kuyt (Lucas Leiva, m.90) y Fernando Torres (Babel, m.61).

Goles: 0-1, m.82: Benayoun.

Árbitro: Roberto Rosetti (ITA). Mostró cartulinas amarillas a Cannavaro (47) y Gago (87) por el Real Madrid; y a Fernando Torres (55), Mascherano (67) y Riera (83) por el Liverpool.

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de Liga de Campeones disputado en el estadio Santiago Bernabéu lleno, con 79.500 aficionados en las gradas, 4.000 de ellos seguidores del Liverpool.