El nuevo entrenador del Barça B, Luis Enrique, ha pedido "tranquilidad" en el club, ante la tensión que se vive tras los resultados de la moción de censura contra la junta de la entidad azulgrana, y que se rebaje la "crispación".

Luis Enrique ha recordado que cuando él fue jugador del Barcelona también vivió momentos idénticos, porque el presidente barcelonista del momento, José Luis Núñez, también fue objeto de una moción de censura.

El ambiente no es el mejor cuando crece la crispación

"Ya sabemos lo difícil que implica estar en este club. Pero interesa que haya tranquilidad, ya que dentro de dos años habrá elecciones. Me gustaría que el clima fuera otro, más tranquilo, llevadero y fácil de trabajar", señaló.

"El ambiente no es el mejor cuando crece la crispación", añadió el nuevo entrenador del filial del Barcelona, que este año jugará en la segunda B, tras haber ascendido de la tercera división.