La decisión la tomaron conjuntamente el jugador y los servicios médicos del Valladolid: Joseba Llorente pasará el viernes por el quirófano para solventar la pubalgia que sufre desde hace un tiempo. La operación provocará que el delantero, que ya se había perdido dos meses de la temporada, diga adiós a la campaña y, por tanto, se retire de la lucha por el Pichichi de Segunda División.

Las tareas ofensivas del cuadro pucelano recaerán ahora en las botas de Víctor, que lleva ya 15 goles.