A sus 25 años, la boxeadora tailandesa Siriporn Thaveesuk vio reducida en tres años su condena por delitos relacionados con las drogas, gracias al deporte, tras conseguir el título mundial del peso mosca ligero en un combate. Ayer, Siriporn fue puesta en libertad.