Todos los que tenían que hablar y opinar sobre la crisis a domicilio del Barcelona (una sola victoria esta temporada) lo hicieron ayer. En la víspera del partido del equipo ante el Alcoyano (21.00), ida de dieciseisavos de la Copa, tanto el presidente Joan Laporta como el técnico Frank Rijkaard tiraron a dar. El primero culpó al segundo, y éste, a su plantilla.

Laporta habló en el aeropuerto del Prat , apuntando directamente a Rijkaard. «El problema del equipo a domicilio es una cuestión técnica», dijo, conminando al entrenador a «adoptar todas las medidas necesarias para revertir la situación». No obstante, el presidente reiteró que «el entrenador cuenta con toda la confianza de la junta directiva».

Horas antes, era Frank Rijkaard quien tomaba la palabra. El holandés fue contundente y perdió la apatía de las últimas semanas ante los micrófonos: «Hay jugadores por debajo de sus posibilidades. A menudo el Barcelona ofensivamente no se mueve con fuerza, cuando perdemos el balón no trabajamos todos igual y eso lo tenemos que corregir. Hay que sacrificarse más».

El momento de cambiar

Aunque no dijo nombres, parecía claro que jugadores como Ronaldinho y Henry eran objetivos de la diatriba del Rijkaard, que anunció cambios: «Soy el responsable y ahora llega el momento de cambiar algo para que todos vayan en la misma dirección».

Los primeros cambios, aunque obligados por la ausencia de Ronaldinho y Messi (convocados por sus selecciones), llegarán hoy. El Barcelona visita al Alcoyano en la Copa y todo hace indicar que Bojan y Giovani formarán en el ataque junto a Henry.

Tambien hoy, el Hércules recibirá al Athletic (21.30) y el Denia al Sevilla (21.00).

Contra ‘Aquí hay tomate’

Ronaldinho y el Barcelona han decidido querellarse contra Telecinco y el programa ‘Aquí Hay Tomate’ por emitir varios reportajes que atentan contra el derecho al honor y la intimidad del internacional brasileño. Este espacio emitió la pasada semana diversas imágenes de Ronaldinho durante una fiesta nocturna celebrada en Brasil mientras la ‘voz en off’, se preguntaba si el jugador estaba borracho o drogado.