Joan Laporta
Joan Laporta, durante una rueda de prensa. (EFE) EFE

Si Joan Laporta, presidente del Barcelona, logra superar este complicado día en la junta directiva es posible que su mandato llegue hasta 2010. Le pidan o no de nuevo la dimisión. Hoy es el gran día para comprobar si tiene el suficiente apoyo en su directiva.

A partir de las 14.00 horas Laporta y sus 17 directivos se reúnen para poner sobre la mesa sus intenciones. Hasta bien pasada la tarde no se anunciará la rueda de prensa, salvo dimisión en masa no se filtrará demasiado a la prensa. La sala de reuniones no vivía un momento tan caliente desde la marcha de Joan Gaspart, que ayer mismo habló bien de Laporta. Habrá numerosos medios alrededor del Camp Nou.

Sin embargo, Laporta ha perdido mucha confianza entre su directiva. Para lograr su marcha según las normas del club (artículo 30.4) han de dimitir hoy el 75% de la directiva (14 personas), pero hay nueve de ellas que están dispuestos a hacerlo. De ellos, algunos vicepresidentes.

Habrá numerosos medios cubriendo la información alrededor del Camp Nou
Es seguro que desean dimitir Albert Vicens (vicepresidente), Evarist Murtra y Xavier Cambra (vocales). Hay dudas con los vicepresidentes Ferran Soriano, Marc Ingla o Jaume Ferrer, aunque durante los dos últimos días Laporta no parezca haberse ganado apoyos. Más bien lo contrario. Las reuniones previas no han hecho que haya consenso a su favor.

No todos están contra Laporta

El resto de nombres que podrían dimitir son Clàudia Vives-Fierro, Toni Rovira y Josep Lluís Vilaseca. En el otro lado están los ‘fieles’ a Laporta, su círculo más cercano: Alfons Godall, Albert Perrín, Joan Boix, Joan Franquesa, Rafael Yuste, Josep Cubells, Jacint Borrás y Alfonso Castro.

Puedes ver cómo es la junta directiva actual del Barcelona en la sección de la web oficial del club.

Si Laporta no dimite aunque haya una gran número de dimisiones, siempre sin llegar al 75%, tan sólo se le obligará a sustituir a los directivos que se han marchado.

En agosto es la asamblea de compromisarios del club, donde los socios de esta categoría pueden poner en aprietos a Laporta si allí se expone la continuidad del presidente. Aunque por la fecha y lo ocurrido el año pasado, acuden muy pocos socios. En esta ocasión podría ser diferente, pero de momento Laporta debe salvar esta tarde el segundo ‘match-ball’.

Encuesta: ¿debería dimitir Laporta?