Kobe Bryant
El escolta de los Lakers Kobe Bryant (i) intenta entrar a canasta ante el ala-pívot de los Sixers Elton Brand. EFE

La figura del escolta Kobe Bryant y el trabajo sólido del ala-pívot español Pau Gasol evitó que los Lakers de Los Ángeles despidiesen el año con derrota después de ganar por 102-98 a los Sixers de Filadelfia. La victoria también impidió otra sorpresa y humillación en su propio campo del Staples Center de Los Ángeles, pero los actuales campeones de liga volvieron a demostrar inconsistencia en su juego.

Los Lakers, que perdieron contra los Bucks de Milwaukee (79-98) y los Heat de Miami (80-96), no han tenido tres derrotas consecutivas por dobles dígitos en su campo desde la temporada de 1993.

Bryant con 33 puntos no sólo fue el líder del ataque de los Lakers sino que además consiguió los tantos decisivos que decidieron el triunfo de los dobles campeones de liga, que evitaron tres derrotas seguidas en su campo desde el 2008. El escolta estrella con 1:15 minuto para concluir el tiempo reglamentario anotó la canasta que rompió el empate a 98-98 que habían logrado los Sixers después de haber remontado una desventaja de 11 tantos con las que llegaron el final del tercer periodo (82-71).

Pero tuvo que ser Gasol, que aportó 20 puntos con ocho rebotes, el que faltando 56 segundos para el final puso un tapón monumental al alero Thadeus Young para evitar que los Sixers pudiesen empatar de nuevo el marcador. Tras sendos fallos de tiros desde fuera del perímetro de los bases Jrue Holiday y Lou Williams, Bryant forzó con un segundo en el reloj que el novato Evan Turner le hiciese personal a Bryant que aseguró la victoria y sentenció el marcador con los dos últimos tantos anotados de sendos tiros libres.

Gasol jugó 34 minutos para confirmar que ha superado ya la crisis de juego individual por la que atravesó y anotó 9 de 12 tiros de campo, estuvo perfecto con 2-2 desde la línea de personal, recuperó dos balones, puso dos tapones y repartió una asistencia.

El alero Lamar Odom volvió a ser el sexto jugador del equipo al conseguir 18 puntos con siete rebotes y cuatro asistencias que ayudaron a los Lakers a salvar un partido que ellos mismos se complicaron. El pívot Andrew Bynum, que jugó su primer partido esta temporada como titular de los Lakers en el Staples Center, tuvo presencia bajo los aros al capturar 15 rebotes con ocho puntos, pero el base Derek Fisher sigue sin justificar su titularidad con el equipo al aportar sólo un punto (0-7, 0-1, 1-2) con cuatro asistencias.

Los Lakers nunca estuvieron por detrás en el marcador, pero cuando más fácil tenían el partido para haberlo sentenciado en el cuarto periodo comenzaron a fallar en defensa y tampoco estuvieron acertados en ataque para dejarse arrebatar los 11 puntos de ventaja con los que habían llegado a los últimos 12 minutos del partido.