Pau Gasol, frente a Millsap, de los Jazz
Pau Gasol, frente a Millsap, de los Jazz. REUTERS

El base Deron Williams surgió en los momentos decisivos del cuarto periodo para ser el líder perfecto que los Jazz de Utah tuvieron en la victoria de 102-94 frente a Los Ángeles Lakers, que vieron rota su racha de 11 triunfos consecutivos.

Williams anotó ocho puntos consecutivos al comienzo del cuarto periodo que iban a permitir a los Jazz ponerse con un parcial de 17 tantos de ventaja (88-71) que iban a ser decisivos. El base franquicia de los Jazz, que lograron el segundo triunfo consecutivo, aportó un doble-doble de 21 puntos con 11 asistencias, cuatro rebotes y dos recuperaciones de balón para encabezar una lista de seis jugadores que tuvieron dobles dígitos.

Kobe Bryant, lesionado

Pero si el ataque balanceado fue decisivo con Williams de líder, la defensa sobre el escolta Kobe Bryant, la estrella de los Lakers, también se convirtió en factor ganador para los Jazz, después de limitar a la estrella de los campeones de liga a sólo 16 puntos.

Bryant, que la pasada noche ante los Timberwolves de Minnesota sufrió al fractura del dedo índice de la mano derecha, sintió los efectos 24 horas después, al anotar sólo 7 de 24 tiros de campo, incluidos 1-9 triples, e hizo sólo un tiro de personal, que anotó.

El escolta estrella de los Lakers también aportó seis rebotes con cinco asistencias y recuperó un balón, pero esta vez no pudo hacer el milagro de salvar a su equipo para mantener la racha triunfal al concluir el cuarto periodo con sólo ocho aciertos en 26 tiros de campo.

Nueva exhibición de Gasol

Tampoco el gran partido individual que protagonizó Gasol al conseguir por segunda noche consecutiva un doble-doble y empatar la mejor marca como profesional de 20 rebotes impidió que perdiese el invicto que tenía desde que jugó su primer partido esta temporada después de perderse los 11 primeros por lesión.

Gasol, que consiguió el sexto doble-doble en 11 partidos que lleva disputados y el tercero consecutivo, anotó 16 puntos, mientras que repitió exhibición bajo los aros con 11 rebotes defensivos y nueve ofensivos, comparados a los 12 y 8, respectivamente, de la noche anterior cuando estableció la mejor marca como profesional.

La gran labor de Gasol, que se impuso a Boozer en el duelo individual, no se vio compensada con la victoria porque Bryant no surgió con los puntos decisivos y los 16 de Ron Artest y 15 de Derek Fisher sólo sirvieron para hacer estadísticas.