Bradley Wright-Phillips y Nathan Dyer, ambos jugadores del Southampton inglés, fueron pillados este fin de semana 'in fraganti' por las camaras de seguridad de un club nocturno mientras robaban el dinero de los bolsos de las camareras.

Según informa The Mirror, los futbolistas estuvieron toda la noche siendo servidos por las camareras y después, entre risas, saquearon los bolsos de las camareras llevándose un botín de 190 euros, tres móviles y unos cuantos cigarrillos. Tras el robo, se dmarcharon por la puerta de atrás.

Todos los medios ingleses muestran su indignación por le acto de ambos futbolistas al que califican de "estúpido", y recuerdan, por ejemplo, que Wright-Phillips tarda 37 minutos en ganar esa cantidad de dinero y que, sin embargo, es el sueldo de una semana de las camareras.