Omar Hasan, jugador de rugby, hasta ahora actúa en la primera línea de los Pumas.

Un reportaje de elpais.com muestra el lado más humano de este jugador.

Desde hace más de dos décadas Hasan se ha especializado en hacer aquello por lo que, básicamente, le pagan: poner en funcionamiento su masa de 115 kilos de músculos, verdadera máquina de tracción y presión. En estos días actúa en la primera línea de los Pumas. Disputa en Francia su tercer mundial de rugby con la selección argentina.

Lo dejará todo por la música

Omar Hasan tiene un año más de contrato con el Stade Tolousain, el subcampeón francés. "A partir de 2008 mi idea es dejar el rugby para dedicarme profesionalmente al canto lírico", manifiesta. "Por el momento estoy ensayando para grabar un disco de fusión de pop, música lírica y tangos. Quiero divertirme y ganar un poco más de experiencia antes de empezar a presentarme a las audiciones".

A partir de 2008 mi idea es dejar el rugby para dedicarme profesionalmente al canto lírico

Empezó en el coro de la escuela, con ocho años. Por entonces se aprendió de memoria las letras de Los Chalchaleros, un grupo de folclore telúrico del norte argentino.

Con diez años descubrió a Pavarotti y antes de ingresar en una escuela en Toulouse formó parte del coro universitario de Tucumán.

Desde 1999 ha participado en diversas obras. Su última interpretación lírica fue Ajax II en La Belle Héléne, de Jacques Offenbach, durante una mini gira por el suroeste francés. Sin embargo, Ajax II no le reportó tantas satisfacciones como los dos conciertos de tango que ofreció en Toulouse y Colomieres.