Jorge Lorenzo
El piloto español de MotoGP Jorge Lorenzo. ARCHIVO

El español Jorge Lorenzo (Yamaha) ha reconocido este martes que llegó a temer perder el dedo anular que se dañó el accidente del pasado domingo, durante el 'warm up' del Gran Premio de Australia, donde el australiano Casey Stoner (Honda) le relevó como campeón del mundo después de haber protagonizado en opinión del mallorquín "una temporada increíble".

"Casey ha protagonizado una temporada increíble, con muy pocos errores. Durante todo el año ha rodado muy rápido y de manera consistente, lo que hacía muy difícil poder batirlo. Quiero felicitarle, ha sido el mejor este año, ha sumado su segundo título, y lo que es más complicado, con una marca diferente", comenta Lorenzo en declaraciones facilitadas por su equipo.

Al actual campeón le habría gustado "haber presentado batalla hasta el final, a ser posible hasta Valencia". "Pero la caída del domingo lo impidió", lamenta, al tiempo que recalca estar "muy orgulloso" del trabajo de Yamaha, cuyo "esfuerzo" le ha servido para conseguir el subcampeonato.

Prefiero pensar ya en la próxima temporada y trabajar duro para volver a ganar

Por ello, el balear prefiere "pensar ya en la próxima temporada y trabajar duro para volver a ganar". "Después de la caída estaba muy preocupado por si perdía el dedo, pero después del excelente trato que he recibido, estoy seguro de que recuperaré totalmente la sensibilidad en los nervios y en los tendones. Tengo muchas ganas de volver a subirme a mi M1", confiesa.

Según informó este lunes Yamaha, Lorenzo, que regresa este martes a Barcelona, sabrá si puede correr en la última cita del año, el Gran Premio de la Comunidad Valenciana, dentro de dos semanas, en función de cómo evolucione su recuperación.

Tras la caída en Philipp Island, el piloto español fue intervenido quirúrgicamente el mismo día en Melbourne en una operación, orientada a salvar los nervios y tendones del dedo anular de su mano izquierda dañados en la caída, y que pese a ser éxito, necesitará en principio un período de recuperación largo.