Yohann Diniz
Yohann Diniz, francés que competía en los 50 km marcha. EFE

El drama y el calvario del francés Yohann Diniz, plusmarquista mundial de 50 km marcha, puso en pie a Río después de protagonizar imágenes agónicas durante la celebración del 50 km marcha.

El francés, gran marchista y favorito al oro con una mejor marca mundial de 3h37:48, tomó la delantera en la carrera en los primeros kilómetros, en una jornada en la que la temperatura rondaba los 23 grados de temperatura y una humedad del 78 %. Buscaba con ansia su primera medalla olímpica, impuso su ritmo desde la salida y pulverizó kilómetros hasta que llego el fatídico kilómetro 30, en el que sufrió descomposición, desfallecimientos y derrumbes, de los que se recuperaba en cuestión de segundos para reanudar la marcha.

Los jueces le pidieron que abandonara la carrera, dado el estado físico, y él decidió seguir luchando hasta que consiguió cruzar la meta en séptima posición con una marca de 3h46:43, sólo 9 minutos peor de la que ostentaba esta temporada y seis minutos peor que el campeón olímpico, el eslovaco Matej Toth (3h40:58), que se colgó el oro tras atacar al australiano Jared Tallent en los últimos dos kilómetros. El japonés Hirooki Arai (3h41:24) fue tercero, pero acabó descalificado por los jueces, por lo que el bronce acabó en manos de l canadiense Evan Dunfe

El mejor español fue Jesús Ángel García Bragado, el atleta de más edad (47) entre los 2.000 inscritos en Río además de convertirse en el atleta masculino con más participaciones olímpicas de la historia (siete), se despide del atletismo con el 19ª posición y una marca de 3h54:29, a 13:31 del ganador.