Jelena Dokic
Jelena Dokic, en el Abierto de Australia. AGENCIAS

Una reconciliación entre la tenista serbo-australiana Jelena Dokic y su padre -al que achaca años de malos tratos- está completamente descartada. El padre de la tenista se mostró decepcionado porque su hija rechazó saludarle en Melbourne y avisó que no iba a ver ni por televisión su participación en el Abierto de Australia.

El agresivo Dokic, del que su hija prácticamente huyó tras sufrir años de malos tratos y humillaciones, había anunciado a la televisión australiana su llegada a Melbourne para reconciliarse con su hija, quien disputa el Abierto de Australia.

Sería un milagro que mi padre hubiese cambiado. Yo acabé con él para siempre

Ella, sin embargo, rechazó toda posibilidad de perdonarle: "No estoy en contacto con el. Sería un milagro que hubiese cambiado. No se cómo podríamos volver a reunirnos. Si quiere venir, son cosas suyas, pero yo acabé con él".

"Visto que no quiere verme, no iré a Australia ni tampoco veré sus partidos en la televisión. Además, dudo mucho de que me dejen entrar en el estadio", contestó el progenitor.

Los organizadores del Abierto de Australia avisaron que no iban a permitir el contacto entre el padre y la hija, aunque habrían dejado a Dokic entrar en los graderíos.

La compatriota de Jelena, Ana Ivanovic, se mostró encantada por la exitosa vuelta a las pistas de su compañera: "Fue extraordinario verla vencer otra vez. Admito que lloré hace unos días después de que ella lograra la victoria en la primera eliminatoria. Sé que pasó un infierno durante los últimos años".