Jonathan Diaby es insultado por un aficionado
Los incidentes comenzaron cuando un aficionado comenzó a insultar al defensa del Marquis de Jonquière. Captura Youtube

El jugador de hockey hielo Jonathan-Ismaël Diaby vivió una bochornosa escena que le costará olvidar. El defensa del Marquis de Jonquière, que milita en la Liga Norteamericana, tuvo que abandonar el partido que enfrentaba a su equipo con los Pétroliers du Nord de Saint-Jérôme por las amenazas racistas del público contra él y su familia.

Los incidentes se desataron cuando el jugador se encontraba en el banquillo de castigo tras haber sido sancionado. Un aficionado del equipo rival se acercó insultándole para tratar de intimidarle y otros espectadores se sumaron lanzando comentarios y gestos racistas.

En vista de la situación, y ante la posibilidad de perder los papeles en cualquier momento, el joven jugador solicitó ir al vestuario durante sus minutos de castigo.

No obstante, algunos espectadores empezaron a acosar a los familiares del defensa, pues su padre, su hermana y su yerno presenciaban el partido. Esto llevó a Diaby a tomar la decisión de abandonar el partido y marcharse del pabellón junto a sus familiares.

El jugador explicó los motivos de su abandono tras el partido: “Hubo comentarios racistas sobre mí, mi familia, mi hermana, mi padre. […] Hay videos donde él está en un altercado con cuatro hombres. Es el novio de mi hermana quien trata de retenerlo. Le dicen: ‘Vete a tu país, no tienes nada que hacer aquí’, muchas cosas así. A mi padre le tocaron el pelo y a mi novia le agarraron el brazo. Estoy aquí para dar un espectáculo. Es mi deber seguir jugando, es mi trabajo. Pero cuando vi que estaba llegando a mi familia, decidí dejar el juego”

Desgraciadamente, reconoce que los insultos racistas y las amenazas verbales no son nuevos para él, pero no acepta que vayan dirigidos a su familia: “Los miembros de mi familia ya no estaban a salvo en las gradas y podía sentirlo en el hielo. Era imposible aceptar eso por mi parte.”

La dirección del equipo local pidió disculpas al jugador y a su familia, asegurando que esos aficionados no representan los valores de su club, pero los hechos se agravan al apreciarse en las imágenes que los guardias de seguridad de los Pétroliers du Nord no reaccionaron cuando se les pidió que expulsaran a los radicales y, en vez de ello, solicitaron a los familiares de Diaby que se cambiaran de zona.