Holanda, rival de España en la final, cuenta todos sus partidos por victorias

  • La 'oranje' tiene un gran potencial ofensivo.
  • Brillan, por encima de todos, dos ex madridistas: Sneijder y Robben.
  • La selección holandesa nunca ha ganado la final de un Mundial.
  • La final, ante España, será el domingo a las 20.30 horas.
Wesley Sneijder celebra el gol que consiguió, segundo para su equipo, durante el partido de semifinales del Mundial de Sudáfrica entre Uruguay y Holanda.
Wesley Sneijder celebra el gol que consiguió, segundo para su equipo, durante el partido de semifinales del Mundial de Sudáfrica entre Uruguay y Holanda.
EFE

La selección holandesa, la que mejor registros ha obtenido hasta el momento con un pleno de seis victorias en otros tanto partidos, será el rival de España en la final del Mundial de Sudáfrica.

La 'oranje' ha contado con un bloque muy definido, al que tan sólo se incorporó algo después el lesionado Arjen Robben, y en el que ha brillado por encima de todos su centrocampista Wesley Sneijder -junto a el propio Robben-, que ya ha marcado cinco goles en el torneo y está en dura pugna con David Villa por el 'pichichi'.

El bloque del grupo que dirige Bert van Marjwick tiene una de sus claves en el experimentado guardameta del Ajax de Amsterdam Maarten Stekelenbur. La retaguardia está integrada por Van der Wiel (que no jugó ante Uruguay por sanción), Heitinga, Mathijsen y Van Bronckhorst. En el centro del campo, un jugador que da equilibrio: Mark van Bommel. Y por delante, en posiciones más ofensivas actúan cuatro "magníficos" como son Dirk Kuyt, Wesley Sneijder, Arjen Robben y Robin Van Persie, que concentran todo el potencial ofensivo del equipo.

Bert van Marwijk y el nuevo realismo naranja

Ni es mediático ni el fútbol que practican sus equipos es espectacular, pero Bert van Marwijk ha resistido a la trituradora de entrenadores que es la selección holandesa y será el tercero que dirigirá a la 'oranje' en una final del Mundial.

Criticado por muchos -incluido Cruyff-, de su mano los holandeses han olvidado el virtuosismo al que estaban acostumbrados para basar su fútbol en sus grandes estrellas, entre las que destacan los dos ex madridistas Robben y Sneijder. Junto a un bloque muy compacto, esas con las armas de Holanda.

Desde que se hizo cargo de la selección, en marzo de 2008 y en sustitución de Marco van Basten, el equipo de van Marwijk ha ganado veinte de los veintisiete partidos jugados, ha empatado seis y ha perdido uno. AHora están en la final del Mundial. Una ronda que no se le da bien a los holandeses: han jugado dos finales y las han perdido las dos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento