Balón de fútbol
Dos jugadores pugnan por la posesión de un balón de fútbol durante un partido. EFE / ALEX CRUZ

El Sportclub Heerenveen holandés, equipo que milita en la Primera División de su país, la Erevidisie, protagonizó una incidencia poco habitual al abandonar el campo durante el partido amistoso que disputó frente al Standard de Lieja belga en el complejo Pinatar Arena por la actuación del árbitro, que señaló tres penaltis en su contra.

La directiva del club de los Países Bajos pidió disculpas tanto a los representantes del Standard de Lieja como a los de Pinatar Arena

El conjunto holandés, que ha realizado una concentración invernal en este lugar de la región de Murcia, se retiró del terreno de juego antes de que el colegiado murciano Raúl Nicolás Espejo indicase el final del choque y los futbolistas del Herenveen tomaron esta decisión en señal de protesta cuando el resultado era de 2-0 a favor del Standard, con goles de Louis y De Carmago, ambos al transformar sendos penaltis en la segunda parte.

El cuadro belga dispuso de otra pena máxima que no aprovechó, como tampoco lo hizo el Heerenveen, que también vio como Nicolás Espejo, de Segunda División B y que estuvo auxiliado en las bandas por Berenguer Castejón y Belando Muñoz, señalaba un penalti a su favor.

El encuentro, que fue presenciado por medio millar de espectadores, acabó antes de tiempo, pues en el minuto 89 y ya con 2-0 en el marcador, el árbitro decretó el punto de los 11 metros por última vez en el choque, pero el portero holandés logró evitar el gol, tras lo cual Nicolás Espejo ordenó su repetición por haber entrado un jugador en el área.

Esta decisión acabó con la paciencia de los integrantes del equipo holandés y sus futbolistas se fueron a los vestuarios después de que su técnico, el canadiense Dwight Lodeweges diese tal orden. Ante lo ocurrido frente al Standard, la Federación Holandesa de Fútbol quiere aclarar lo ocurrido por si había algún tipo de amaño por apuestas, tal y como se ha publicado en la prensa holandesa.