Harry Kane.
Harry Kane. EFE

La lesión de Harry Kane, que estará cerca de dos meses alejado de los terrenos de juego por una lesión de tobillo –la tercera grave que sufre en tres años en la misma zona el delantero inglés-, es la peor noticia en lo deportivo que podría tener Mauricio Pochettino.

Kane es sin duda la gran estrella del equipo londinense, y a eso hay que sumar que Fernando Llorente, su principal sustituto, apenas tiene continuidad, y que Son Heung-Min está en este momento en la Copa de Asia.

Es por eso que el Tottenham quiere acelerar a toda costa los plazos de recuperación de su gran estrella, y para ello ha recurrido a la NASA, la agencia espacial del gobierno estadounidense, a quien le ha encargado una cinta para correr valorada en 36.000 libras que puede ayudar a Kane a acortar su fase de recuperación.

La 'AlterG', que ya ha sido utilizada en el pasado por otros jugadores de primer nivel como Sergio Agüero o Gareth Bale, también con el objetivo de acelerar el tiempo de recuperación de una lesión, fue desarrollada con el objetivo de que los astronautas pudieran adaptarse a la gravedad cero.

El usuario se envuelve en unos pantalones cortos con una bolsa hermética, que se ajusta alrededor de su cintura, y a pesar de no haber completado el proceso como para apoyar todo el peso, puede iniciar sesiones de carrera que ayudan a que el tiempo de baja sea menor. Toda medida es poca para recuperar lo antes posible a Harry Kane.