Lewis Hamilton y su padre
El piloto británico, Lewis Hamilton camina con su padre, Anthony, al término del pasado Gran Premio de Brasil. (EFE) EFE

Pese a que el pasado mes de enero firmó un nuevo contrato con McLaren-Mercedes que le asegura algo más de 90 millones de euros en cinco años, Lewis Hamilton apenas se gasta un céntimo más allá de lo estrictamente necesario: comida y alquiler. Eso es al menos lo que dice un artículo del diario The Times, que revela con detalle que es lo que hace el piloto británico con su dinero. En el artículo se afirma que Hamilton es "prudente" con la gestión de su patrimonio, que ha dejado en manos de su padre, Anthony.

Algo podría pasarme y podría no tener el dinero

Hamilton lo reconoce abiertamente: "No he gastado ni un penique aparte de la comida y el alquiler". Y realmente no tiene por qué hacerlo: según él, tiene su patrocinio con Mercedes, que le ha regalado un coche, y viste la ropa que le regala otro de sus patrocinadores.

The Times explica que los mayores gastos de Hamilton han sido comprarle un coche a su padre y otro a su madre, además de una casa a su progenitora, con la que dejó de convivir cuando tenía diez años. El pasado invierno se mudó a vivir a Ginebra (Suiza), donde ha alquilado un apartamento de tres habitaciones con vistas al lago Leman por el que paga 130.000 euros al año. El precio de compra de esa vivienda es de 3.200.000 euros, pero de momento el inglés no se ha mostrado interesado por la compra. En Suiza, el régimen fiscal es más laxo que en Gran Bretaña.

Ayudar a su familia

El diario inglés afirma que Hamilton es "sensible" con su dinero. Y da ejemplos: el joven piloto de McLaren se rió cuando le sugirieron que se comprara su propio jet privado y adujo que no tenía por qué hacerlo porque ya le patrocina una empresa aérea que le permite realizar un cierto número de vuelos en sus jets.

Su objetivo a largo plazo, dice Hamilton, es ayudar a su familia: "Ahora es importante que siga trabajando. Quiero cuidar de mi madre y de mi hermano. Aunque me paguen más, aunque tuviera tiempo para gastarlo, no creo que lo mejor sea salir y gastar porque el dinero puede acabarse".d

Hamilton se queja de la falta de tiempo para estar con su familia

 

Asesorado por su padre , Hamilton se muestra previsor: "Algo podría pasarme y podría no tener el dinero. Tengo que asegurarme de invertirlo adecuadamente y que tanto mi familia como yo nos construyamos un futuro seguro". Hamilton, que se crió en una familia humilde y trabajadora, da mucha importancia a su patrimonio pero confiesa que no tiene tiempo para gastar: se queja de que está más ocupado que el año pasado y que sus compromisos publicitarios le impiden pasar más tiempo con su familia y sus amigos. "No veo a mi madre desde Navidad. Apenas estoy en mi casa y he tenido menos tiempo para entrenarme". Ahora que empieza la temporada va a estar aún más ocupado.