Griezmann
El delantero francés Antoine Griezmann cabecea un balón, durante el partido de Liga en Primera División ante el Valencia. EFE

No corren buenos tiempos en la relación Griezmann-afición del Atlético de Madrid.

Cada detalle hace más patente la tensión que existe entre ambos. El último ejemplo se vio este domingo, en el partido ante el Valencia.

Corría el minuto 88 y, con 1-0 en el marcador, el delantero francés cogió el balón en lo que parecía un claro contragolpe con el Valencia volcado sobre la portería rojiblanca. Sin embargo, Griezmann decidió frenar la jugada para que, así, pasaran los segundos con el balón en posesión del equipo colchonero.

Un acción que no entendió la grada, que se lo recriminó al francés. A Griezmann no le gustó nada la actitud de la afición y se encaró con la grada, mandándoles callar y quejándose con los brazos.

Defensa

Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, valoró que Griezmann "hizo lo que tenía que hacer" cuando paró el contragolpe ante el Valencia que provocó los pitos del público y un gesto del jugador a la grada, y dijo que "la gente quería ganar y los futbolistas leen lo que tienen que hacer".

"Griezmann hizo lo que tenía que hacer. La gente quería ganar, se fueron todos felices, están festejando en su casa y todos contentos", resumió el técnico en la rueda de prensa, cuando fue preguntado por el gesto de desaprobación del atacante al público cuando fue silbado por ese hecho en el tramo final del duelo.