El Gobierno griego ha suspendido indefinidamente los partidos de la Copa de fútbol pedientes por disputar tras los violentos enfrentamientos registrados durante la primera vuelta de la semifinal entre el PAOK Salónica y el Olympiacos.

El anuncio se produjo tan sólo dos horas antes del comienzo de la segunda semifinal, el derbi entre el AEK Atenas y el Atrómitos este jueves.

El partido del miércoles tuvo que ser suspendido en el minuto 87, cuando el marcador marcaba un 2-1 a favor del Olympiacos y centenares de aficionados del equipo contrario invadieron el terreno y decenas de bengalas y bombas de humo fueron lanzados desde las gradas.

La policía antidisturbios tuvo que intervenir ya fuera del estadio antes del inicio del partido, cuando aficionados del PAOK se enfrentaron a las fuerzas de seguridad.

Durante la segunda mitad del partido el entrenador del Olympiacos, Marco Silva, había recibido el impacto de un vaso de plástico en la espalda.

En el comunicado en el que informa sobre la suspensión de la Copa, el ministro de Deportes, Stavros Kondonís, critica además la labor del árbitro, Andreas Pappás, por no suspender antes el partido.

El año pasado, Kondonis ya había suspendido la Super Liga griega tras varios episodios de violencia entre seguidores de conjuntos rivales.

Los partidos de esta primera división se retomaron al cabo de varias semanas, primero a puerta cerrada, y después en presencia del público, tras aprobarse una ley que, entre otras medidas, contemplaba la suspensión inmediata de la liga en caso de producirse actos violentos.