La gimnasta china Wang Yan se encuentra todavía hospitalizada pero su integridad física no corre peligro tras haber salido del estado de coma en el que fue ingresada tras sufrir una caída de las barras asimétricas.
Wang dio el susto del campeonato al caerse del aparato y no ofrecer ningún tipo de reacción

"Está estable. Ya ha salido del estado de coma y no existe riesgo de parálisis", dijeron hoy fuentes de la organización del campeonato nacional de gimnasia que se celebra en Shanghai.

Wang dio el susto del campeonato en la jornada del domingo al caerse del aparato y no ofrecer ningún tipo de reacción al equipo médico que la examinó inmediatamente.

La gimnasta, que quedó en estado de coma tras el golpe que se dio contra el suelo, necesitó de respiración asistida antes de que pudiese ser trasladada en ambulancia a un hospital cercano.

La caída de Wang hizo recordar a la que sufrió Sang Lan, otra gimnasta china que en los Juegos de la Buena Voluntad de 1998 en Nueva York perdió el equilibrio durante un ejercicio y se dañó la médula espinal; actualmente necesita una silla de ruedas.