Piqué, en el Barcelona-Vilarreal
Piqué, en el Barcelona-Vilarreal. EFE

Apenas habían pasado unos minutos de la victoria del Real Madrid ante el Villarreal, y a Gerard Piqué ya le había dado tiempo a quejarse por el arbitraje del partido.

El central del Barça puso cuatro ejemplos, dos en los que el Barça había sido supuestamente perjudicado, y dos en los que el conjunto blanco había sido presuntamente beneficiado.

Los partidos en cuestión fueron el Barça-Málaga (0-0), el Villarreal-Barça (1-1), el Real Madrid-Málaga (2-1) y este Villarreal-Real Madrid (2-3), y en todos ellos considera Piqué que los árbitros habían perjudicado al Barça o beneficiado al Real Madrid y para tratar de demostrarlo usó recortes de prensa de los diarios deportivos Marca y As, asegurando que la diferencia es 8 puntos a favor de los madridistas.