Selección española
Los jugadores de la selección española (i-d) Javi Martínez, Sergio Ramos e Iker Casillas, al término de la final de la Copa Confederaciones. EFE

España puso punto y final a su participación en la Copa Confederaciones con una dolora derrota ante la anfitriona Brasil.

Un 3-0 que más que por inesperado, extrañó por su manera de producirse. España fue barrida por el ímpetu local. Un partido que borró de un plumazo las buenas sensaciones de La Roja en este torneo que antecede al Mundial de 2014.

Brasil bailó a los chicos de Del Bosque, que apostó por el bloque de siempre más Mata, la novedad ante los anfitriones, y la fiabilidad de la que hace gala esta selección se puso en duda.

Sin embargo, "esta derrota entraba dentro de lo posible y no mereció ser tan contundente, porque España no jugó tan mal", señala a 20 Minutos el técnico Víctor Muñoz, que también apunta que "la calidad y motivación de Brasil nos pasó por encima". En la misma línea, 'Jabo' Irureta asegura que "el partido ante Italia fue clave, ya que España llegó muy cansada a la final. Además, España cometió errores puntuales".

No tiene que haber una revolución de jugadores

Existen, por lo tanto, "justificaciones" para la derrota ante Brasil. "Ellos presionaron mucho y estuvieron mejor físicamente", apunta Miguel Ángel Nadal. "España llegó muy castigada y faltó intensidad", dice Josu Ortuondo para seguir con este argumento.

Para Joaquín Caparrós, el partido entre España y Brasil guarda un símil con el Barça-Bayern de la pasada Champions. "Físicamente fueron mejores, como le ocurrió al Barcelona ante el equipo alemán".

Del Bosque no acapara ninguna crítica."Es el mejor seleccionador español de la historia", sentencia Ortuondo. "El planteamiento fue bueno, aunque, tras el resultado, seguramente habría que cambiar algo", señala Nadal.

En cuanto a los jugadores, "no se puede dudar de ellos", señala Caparrós. "Hay que seguir confiando en ellos. Del Bosque lo tiene claro y lo hace", dice el preparador andaluz.

Esta Copa Confederaciones deja en el aire, además, la posible necesidad de un cambio generacional en La Roja. "Tenemos un estilo definido y hay que llegar con ello al Mundial de Brasil", señala Caparrós. "No es el momento, no tiene que haber una revolución de jugadores. Antes del partido contra Brasil eran los mejores, el espejo donde todos nos mirábamos, y ahora no puede ser que todo cambie tanto", sentencia Nadal.

"Hay que insertar nuevos valores"

Sin embargo, se debe dar oportunidad a nuevos nombres para refrescar el equipo. "Hay que ir insertando nuevos valores", opina 'Jabo'. Ortuondo también cree que "es justo que entren nuevos jugadores, pero siguiendo con el mismo bloque. Aún tienen crédito". En este sentido, Nadal cree que "habrá cambios de cara a Brasil, pero siempre por el momento físico y personal en el que se encuentren los jugadores, no por otra cuestión".

Hay un estilo definido y tenemos que seguir confiando en él, pero el grupo debe llegar en mejor estado

Una de las claves durante todo el torneo, y algo a tener en cuenta de cara al Mundial de 2014, ha sido el cansancio físico que han mostrado los jugadores españoles. "A la 'Confe' han llegado muy castigados; es algo que hay que cambiar. Se deben recuperar", cree Ortuondo. Muñoz pide los mismo: "Espero que el año que viene los jugadores lleguen bien y no estén tan cansados". "Hay un estilo definido y tenemos que seguir confiando en él, pero el grupo debe llegar en mejor estado.", apunta Caparrós.

Jabo Irureta sigue la misma línea pero apunta un factor que se ha podido demostrar en la Confederaciones. "Falta gol. Hay que mejorar la eficacia de cara al gol. Se está trabajando bien y habrá que cambiar en algún aspecto pero no en líneas generales", señala el vasco.

El borrón ante Brasil no rebaja la fe en La Roja, selección que sigue siendo una de las "favoritas" para la cita de 2014. "España sigue siendo una de las candidatas, junto a otro ramillete en el que estarían Brasil, Alemania, Argentina o Italia", señalan de forma unánime todos los técnicos.