El jugador, José Ignacio I.B., de 38 años, se encontraba jugando un encuentro de fútbol laboral y ha solicitado la sustitución a los 30 minutos de juego alegando encontrarse en mal estado.

Tras permanecer en el banquillo hasta la finalización de la primera parte, ha entrado en el vestuario con el resto del equipo al descanso, según las mismas fuentes.

Durante el segundo tiempo ha sido visitado por compañeros de equipo, que se han interesado por su estado. Según han explicado, el jugador ha manifestado que se encontraba mejor y no deseaba ser trasladado a ningún centro hospitalario.

Al finalizar el partido, el jugador ha sido encontrado por un compañero de equipo tendido en el suelo. Se ha dado aviso a la médico del Centro de Salud de Utebo y al personal de una ambulancia DYA, que han intentado la reanimación sin éxito.

A las 14:22 horas ha hecho acto de presencia la ambulancia medicalizada del 061, que ha certificado la muerte a las 14:33 horas, sin determinar las causas. Alrededor de las 15:50 horas se ha procedido al levantamiento del cadáver, que ha sido trasladado por la Hermandad de la Sangre de Cristo al Instituto Anatómico Forense de Zaragoza.