Maradona
El ex jugador de fútbol Diego Armando Maradona alienta al Boca Juniors en un partido (Efe). EFE

Cuando el argentino Diego Armando Maradona llegó a Colombia para someterse a un tratamiento de estética dental, el odontólogo Marlon Becerra nunca imaginó que al cabo de un mes y medio de trabajo se quedaría con la imagen de un dios del fútbol "humano", "niño", "alegre" y "llorón".

"Es un gran ser humano, no porque sea Maradona, sino porque pienso que es uno de los seres humanos más lindos que he conocido en toda mi vida. Es demasiado niño y se reía mucho", dijo hoy Becerra.

Al cabo de un mes y medio de trabajo en su consultorio el odontólogo se declaró cautivado, no por el ídolo de multitudes, sino por el hombre humilde que le abrió su corazón de amigo.

Yo no entiendo por qué no se me había atravesado antes en el camino. Es de esas personas que cuando se van dejan un vacío gigante

"Es un gran ser humano. Yo no entiendo por qué no se me había atravesado antes en el camino. Es de esas personas que cuando se van dejan un vacío gigante. Por eso no me cansaré de decir que es un gran ser humano", dijo.

Y las impresiones del especialista sobre el "Pelusa" se desbordan con la fuerza de un río caudaloso...

"El día que terminamos el tratamiento me dijo: 'Ponte bonito... y vamos a hacer una entrevista. Por primera vez en mi vida le voy a abrir el corazón a alguien porque esta vez se lo voy a abrir a un amigo'. Y era cierto", sostuvo con emoción.

"Él quería hablar. Por eso fue tan largo, durante cinco horas lo hicimos. Cuando llegué estaba lindísimo, estrenando tenis (zapatillas). Se cambió de camisa dos veces, estaba inquieto y yo también estaba nervioso. Y eso que llevábamos cuatro semanas y media compartiendo, fue algo muy especial. Él al final lloró, porque fue como una despedida", dijo.

Momento mágico

La entrevista a la que alude el odontólogo tuvo la participación del cantante colombiano de salsa residente en Francia Jhonny Buenaventura, y se hizo en el estudio del pintor Carlos Jacanamijoy.

"Fue un momento absolutamente mágico" y el mejor futbolista argentino de todos los tiempos "habló de todo", recordó Becerra.

"Lo que más me impactó es que en un momento dado le dije: 'no quiero más futbolistas en el mundo como tú'. Y él se quedó viéndome y me dijo: '¿Por qué?'. 'Porque cambio a esos futbolistas por seres humanos como tú'. Y en ese momento se atacó a llorar. Eso me impresionó", subrayó.

El Diego que conocí es lo máximo y yo no quiero ver a otro Diego diferente

Las imágenes mentales van y vuelven en la cabeza del odontólogo como un partido de fútbol abierto, sin marcas, y con Maradona eludiendo rivales por la banda izquierda.

"El Diego que conocí es lo máximo y yo no quiero ver a otro Diego diferente. Afortunadamente no he conocido al que han pretendido vender. Ése no lo conozco, entonces yo no quiero otro. Conozco al de ahora, el que estuvo conmigo mes y medio, al que veo súper bien, jugando al golf como nunca, hablando de fútbol con pasión. De verdad está muy bien", enfatizó.

La amistad entre el doctor y el paciente se selló con una entrega de regalos, como intercambian camisetas los futbolistas al final de un partido.