Los monoplazas de Fórmula Uno podrían estar equipados con luces de freno esta temporada, algo que comenzó a estudiarse en las dos últimas sesiones de entrenamientos invernales, las de Barcelona y Bahrein.

La finalidad de introducir la luz de frenado sería la de avisar a los pilotos en caso de que el coche que les precede frenara de forma inesperada.

Los pilotos, al igual que ocurre con las carreras nocturnas, se muestran divididos ante esta posibilidad y mientras el británico David Coulthard (Red Bull Racing) la defiende, su compañero de equipo, el australiano Mark Webber, piensa que no tiene ninguna utilidad.

Una vez que se haya probado, se discutirá con los pilotos y los equipos y, como muy pronto, la luz se introduciría en el Gran Premio de España, cuarta prueba de la temporada, que se disputará el 13 de mayo en el circuito de Barcelona.