Massa, Ferrari,. Sepang
Felipe Massa, en Sepang. EFE

Se ha desatado definitiavamente la guerra dentro de la Fórmula 1.

La protesta de las escuderías -personalizada en Ferrari- contra la FIA por la nueva normativa de cara a 2010 ha puesto patas arriba un deporte ya de por sí loco e impredecible.

Ahora todo está en el aire y la incertidumbre es máxima. La guerra ha empezado y Ferrari ha golpeado primero. Primero, amenazando con abandonar el Mundial. Segundo, denunciando a la FIA. Tras la reunión del viernes entre la FIA y los equipos de Fórmula 1, no se llegó a un acuerdo. Según Ferrari, Max Mosley no ha respetado los Pactos de la Concordia, firmados en 2005, al no acordar con los equipos los cambios reglamentarios que quiere introducir a partir de la próxima temporada del Mundial de Fórmula 1.

La FIA ha establecido el 29 de mayo como fecha máxima para que los equipos se inscriban

 

Todo eso ha llevado a que la escudería italiana tome la decisión de denunciar ante los Tribunales a Mosley.

Este movimiento de Ferrari viene apoyado por muchos equipos, que podrían dar un vuelco al Mundial de 2010 si siguen los pasos del equipo de Maranello. Renault, Toyota... ¿Se imaginan un Mundial de F-1 sin estas escuderías?

Si nada lo remedia, nos dirigimos hacia unas semanas con muchos movimientos en los despachos de los abogados de los integrantes de todo este circo. De la FIA, de la Fórmula 1, de las escuderías... Y es que la FIA ha establecido el 29 de mayo como fecha máxima para que los equipos se inscriban para participar en la temporada 2010.

Queda poco tiempo y los nervios se hacen notar con la incertidumbre de qué pasará con el Mundial del año que viene. De momento, el 19 de mayo la FIA y Ferrari se verán las caras en los Tribunales.