Force India
El equipo Force India entró en concurso de acreedores por su deuda, estimada en más de 180 millones de euros. EFE

Se venía barruntando desde hace meses, pero ya es oficial: Force India ha entrado en proceso de administración concursal. Los problemas financieros de la escuadra británica de origen indio, y en concreto de su dueño Vijay Maylla, han obligado a los acreedores a llevar a concurso al equipo que, ahora mismo, está oficialmente en quiebra.

La noticia saltó por la noche del viernes del GP de Hungría. Rich Energy, una empresa de bebidas energéticas británica, asegura que había llegado a un acuerdo con Force India para aportar 30 millones de libras (unos 33 millones de euros), pero todo se rompía por una operación "orquestada por Mercedes, Sergio Pérez, Julian Jakobi y BWT".

Las deudas que tiene Force India ascienden a más de 180 millones de euros. Entre los deudores, se encuentra el citado Sergio Pérez, uno de sus pilotos, a quien deben más de 3,4 millones entre salario y aportación que realizó junto a su socio Julian Jakobi. A Mercedes les deben unos 10 millones en virtud al acuerdo que tienen de suministro de motores. E incluso deben dinero a BWT, su principal patrocinador y 'culpable' de que el coche sea rosa, ya que les pidieron un préstamo para poder ir pagando a otros acreedores.

Todo ello ha llevado a una situación crítica al equipo, hasta el punto de que ahora son dos administradores quienes son los responsables del equipo. Geoff Rowley y James Baker, pertenecientes a FRP Advisory LLP, son a partir de ahora los responsables de Force India, aunque no son personas ajenas a la Fórmula 1. Rowley ya fue el encargado de llevar el concurso de Marussia, escudería hoy extinta y que pasó también por el periplo que tiene ahora Force India.

No obstante, a diferencia de lo que les ocurrió a los del equipo ruso, Force India sí tiene 'novias'. Uno de ellos es Lawrence Stroll, padre del piloto de Williams Lance Stroll. El multimillonario canadiense lleva años costeando a su hijo la carrera hasta la Fórmula 1, con resultados aceptables, algo muy similar a lo que ocurre con Nikita Mazepin, que ya es probador de Force India, y cuyo padre, el bielorruso Dmitry Mazepin, cuenta con recursos suficientes como para comprar el equipo. Aunque esos recursos sean de origen dudoso desde la industria química heredera de la época soviética.

En cualquier caso, el equipo ha prometido pelea. Antes de los terceros entrenamientos libres en Hungaroring, el equipo emitió un tuit tranquilizador hacia sus fans y prometió que estará compitiendo "este fin de semana". Más adelante ya es otra historia.