El fiscal estudia calificar como homicidio imprudente la muerte de una joven el pasado 13 de abril en la calle Alfonso, que es peatonal, donde fue atropellada por un soldado que después se dio a la fuga. La Fiscalía aseguró ayer que en su ánimo está «obtener la máxima respuesta penal». El delito de homicidio imprudente puede ser castigado con penas de uno a cuatro años de cárcel. A esta condena podrían sumarse otros tres años de prisión por omisión de socorro.