Santiago Bernabéu
Una imagen de la fachada del Estadio Santiago Bernabéu. EUROPA PRESS

Como cada año, una vez sabidos los finalistas de la Copa del Rey, el interés se centra ahora en encontrar el campo que acogerá el partido que otorgue el título, que será el próximo 27 de mayo.

Este, con el Barcelona ya clasificado desde el martes y el Alavés desde el miércoles, el abanico de posibilidades es amplio.

Por un lado, nada más eliminar el Celta, Josean Querejeta, presidente del Alavés, pidió públicamente el estadio de San Mamés para disputar la primera final copera en la historia del club. Sería la segunda ocasión en la que la Copa del Rey se decidirá en la Bilbao después de que en 1921 se midieran Athletic y Atlético de Madrid.

Por otro, ya es sabido que el Barcelona prefiere el Santiago Bernabéu para disputar este tipo de finales. Por capacidad y posibilidad de desplazamiento de sus aficionados. Pero también es pública la reticencia del Real Madrid, que ha programado obras para esos días. Así lo ha manifestado este jueves Florentino Pérez.

Otros campos que también suenan son el Calderón, que acogería este simbólico partido en la última temporada de su historia —Enrique Cerezo ya lo ha ofrecido y ha dicho que estaría "encantado"—, y el propio Camp Nou.