Luis Figo
Luis Figo. REUTERS

El ex futbolista portugués Luis Figo, quien fuera jugador del Barça y el Real Madrid, culpó al expresidente Josep Lluís Núñez de su polémica salida del club culé con dirección al equipo blanco, en el año 2000, por dudar de su palabra.

En una entrevista publicada en el periódico luso Público, el actualmente director de Relaciones Internacionales del Inter de Milán aseguró que su marcha del Barcelona a la capital de España se fraguó "durante la Eurocopa" del año 2000, disputada en Bélgica y Países Bajos.

"Antes de que Florentino Pérez (actual presidente del Real Madrid y por aquel entonces un candidato más a las elecciones del club blanco) se interesara por mi contratación, tuve la posibilidad de fichar por un equipo italiano que pagaba mi cláusula de rescisión", explicó.

Figo afirmó que a través de su agente, entonces su compatriota José Veiga, informó de esa posibilidad al presidente del Barcelona, Núñez, que abandonaba el cargo ese mismo verano.

Según su versión, Núñez apenas se preocupó y atribuyó esa información de un club italiano a que quería simplemente mejorar su contrato. "Le dije entonces que no estaba mintiendo", aseveró Figo.

Meses después, ya con el Europeo en marcha, el ex internacional luso fue informado por Veiga de que uno de los aspirantes a la presidencia del Real Madrid estaba dispuesto a pagar su cláusula de rescisión, establecida entonces en 60 millones de euros.

"Volví a decírselo al presidente del Barcelona, y él me volvió a responder que lo que yo quería era esto y aquello. Me puse furioso", admitió. "Le pregunté si estaba dudando de mi palabra, y me dijo: 'No, ellos que paguen el dinero y tú te vas'", aseveró. Figo relató que "todavía en caliente" e "irritado una vez más por que no valoraran" su trabajo le dijo a Veiga que escuchara la propuesta.

Presiones antes de confirmar su fichaje

El actual directivo del Inter puntualizó que el acuerdo fue firmado entonces entre Florentino Pérez y su agente, con una indemnización por la que si alguna de las dos partes se echaban para atrás, debía pagar a la otra 5.000 millones de pesetas. "Quien había asumido la responsabilidad fue José Veiga, en el caso de no ir para el Madrid, quien tenía que indemnizar era él", apuntó.

Ningún deportista habrá tenido la experiencia de jugar en un estadio con 100.000 personas contra él"Llegó el momento de la decisión, yo estaba de vacaciones y continuaba indeciso. Recibía presiones de todas partes, también de Joan Gaspart, futuro presidente del Barcelona. Florentino acabó ganando las elecciones y esa misma noche, se metieron todos en un avión, incluyendo Veiga, y fueron a verme a Cerdeña", relató.

Figo subrayó que le intentaron "presionar" incluso a través de su familia, y que finalmente acabó por viajar con ellos hasta Lisboa y accedió a "firmar un documento en el que pasaba a asumir toda la responsabilidad del contrato", eximiendo a su representante. "Esta es la historia verídica de mi fichaje, todo el resto que se dijo no tiene ningún fundamento", subrayó.

El portugués, considerado como uno de los mejores jugadores de la historia de su país, precisó que no se arrepintió nunca de ir al Madrid, ya que también quiso ligarse al equipo blanco "por una cuestión de prestigio". "Las ventajas (de llegar al Madrid) acabaron confirmándose", destacó.

Interrogado sobre el día de su presentación, Figo reconoció que "estaba asustado", aunque se congratuló por ser "el primer jugador contratado para un proyecto (el de los llamados 'galácticos') que en sus primeros años fue fantástico".

El extremo luso también recordó su primer partido como madridista en el Camp Nou, cuando fue recibido de forma hostil, y consideró que "ningún deportista en el mundo habrá tenido la experiencia de jugar en un estadio con 100.000 personas contra él", aunque lo peor de todo fue "perder ese partido".