David Ferrer
David Ferrer, durante Roland Garros. EFE

David Ferrer, cuarto favorito, impuso su jerarquía sobre Albert Montañés en un partido jugado a sentido único (6-2, 6-1, 6-3) en el que el levantino logró, por noveno año consecutivo, el pase a tercera ronda de Roland Garros. Apenas necesitó 1 hora y 41 minutos para derrotar al catalán, al que había ganado ya en los cinco precedentes duelos entre ambos y que encadenaba cinco triunfos consecutivos, lo que le permitió levantar el pasado sábado el trofeo de Niza.

Solo al final del encuentro Montañés pareció crear algún problema a Ferrer

Ferrer se medirá por un puesto en octavos de final contra Feliciano López, que derrotó a Joao Sousa por 3-6, 6-3, 6-4 y 6-4 en 2 horas y 36 minutos. Solo al final del encuentro Montañés pareció crear algún problema a Ferrer, que hasta ese momento había dominado todo el partido, un encuentro sin historia, en el que la fatiga del catalán contrastó con las ganas de dominar del levantino.

Ferrer, semifinalista en Roland Garros el año pasado, tiene tomada la medida a Montañés, que había advertido los días previos al encuentro que su objetivo era "salir a divertirse". El levantino se mostró muy sólido con su servicio y sometió una enorme presión en el juego de su rival, que no se mostró lo suficientemente eficaz desde el fondo de la pista, habitualmente su mejor arma.

Ferrer, en un buen momento

El español llega en un buen momento a este torneo, tras haberse apuntado este año el de Buenos Aires, también sobre tierra batida, y haber logrado las finales de Acapulco y Abierto de Portugal. Su rendimiento bajó sensiblemente en el inicio de la temporada europea de polvo de ladrillo, donde cayó en cuartos de final en Madrid y Roma, en ambas ocasiones contra Rafael Nadal.

El español Daniel Gimeno Traver no pudo derrotar al serbio Viktor Troicki y cayó eliminado en segunda ronda por 4-6, 7-6 (4), 6-0, 6-7 (9) y 6-4 en 3 horas y 35 minutos. El francés Jo-Wilfried Tsonga, sexto cabeza de serie, logró sin demasiados problemas clasificarse para la tercera ronda, tras derrotar al finés Jarkko Nieminen por 7-6 (6), 6-4, 6-3 en casi dos horas.

Imperial Federer, bien Almagro, genial Robredo

El suizo Roger Federer, tercer mejor tenista del mundo, se deshizo este miércoles con facilidad en la segunda ronda de Roland Garros del hindú Somdev Devvarman, 188 en el ránking de la ATP, y se medirá contra el francés Julien Benneteau. El de Basilea, que con 18 títulos de Grand Slam tiene el palmarés más nutrido de la historia del tenis, solo necesitó 1 hora y 22 minutos para subir un 6-2, 6-1 y 6-1 al marcador.

Robredo tuvo que remontar en su partido ante el neerlandés Igor Sijsling; Almagro apenas sufrió ante Vasselin

Tommy Robredo remontó dos sets en contra ante el holandés Igor Sijsling para ganar por 6-7(2), 4-6, 6-3, 6-1, 6-1 en tres horas, y meterse en la tercera ronda de Roland Garros cuatro años después.  A sus 31 años y después de tres años sin ganar un partido en este torneo, el catalán se queda a dos escalones de los cuartos de final que disputó en 2003, 2005, 2007 y 2009.

Robredo perdió en primera ronda en 2010 y estuvo ausente por lesión los dos años siguientes. "Estoy contento por la victoria porque el partido se había puesto muy complicado contra un rival que estaba jugando bien y yo no lo estaba haciendo horroroso, pero no caía nada de mi lado. Pero lo di todo para robar un set y fui remontando poco a poco", señaló el catalán.

Nicolás Almagro también avanzó a la tercera ronda de Roland Garros tras derrotar al francés Edouard Roger-Vasselin por 6-2, 6-4, 6-3 en 1 hora y 40 minutos.  El tenista murciano tuvo pocos problemas para deshacerse del tenista galo, menos que hace dos días, en primera ronda, frente al austriaco Andreas Haider-Maurer, rescatado de la fase previa y que le ganó la primera manga.

Carla Suárez, también en tercera ronda

La canaria Carla Suárez se aferró a la pista, remontó ante la estadounidense Shelby Rogers (3-6, 6-4, 6-4 en dos horas y 12 minutos) y logró, por segundo año consecutivo, meterse en tercera ronda de Roland Garros.  Vigésima cabeza de serie, la española comenzó mal el encuentro, pero poco a poco supo imponer su tenis ante Rogers, una tenista de 20 años, 170 del mundo, que se ganó el derecho a competir en este torneo gracias a una invitación de los organizadores.

"He empezado mal, era una rival a la que no conocía y que ha sido muy agresiva y valiente y que, además, ha estado acertada. No veía la forma de darle la vuelta, así que le he puesto lucha y constancia", aseguró Suárez.  La canaria llegó a ir 2-0 abajo en el segundo set, pero pese a todo no se descompuso.

"En partidos de tierra siempre hay opciones de remontar, son duros y largos. Hay que saber cómo darles la vuelta", señaló la tenista, que también tuvo que remontar en primera ronda. Suárez dijo sentirse bien en el torneo, pero afirmó que hay que tener cuidado porque "en un Grand Slam, si tienes el día tonto y no estás al cien por cien te mandan para casa".