Fernando Alonso
El piloto de McLaren Fernando Alonso. EFE

El español Fernando Alonso (McLaren Honda), quien el viernes recibió una penalización de cinco puestos en la parrilla de salida de la carrera del domingo por estrenar su sexta batería, asumió este sábado una sanción adicional de 25 posiciones por los múltiples cambios de componentes en el motor de su McLaren-Honda.

En un comunicado remitido este sábado, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) confirmó que el piloto asturiano montó para la tercera sesión de entrenamientos libres del GP de Gran Bretaña de Fórmula 1 "su octavo turbo, su octavo MGU-H, su sexto motor de combustión interno y su sexto MGU-K".

El cambio de estos componentes conlleva una sanción de 25 puestos para el doble campeón del mundo de Fórmula Uno, que ya arrastraba una penalización de cinco plazas por el uso de una nueva batería en el circuito de Silverstone.

Fernando Alonso arrancará, en consecuencia, la carrera del Gran Premio de Gran Bretaña desde el último lugar, algo que ya había asumido el equipo McLaren. Los dirigentes de la escudería sí confían en competir sin penalizaciones en el próximo Gran Premio, que se disputará en Hungría entre el 28 y el 30 de julio.

Sainz, sin sanción

Por su parte, Carlos Sainz, a quien se le detectó un fallo de seguridad motivado por la presencia de una cinta de sujeción dañada en una de las ruedas del Toro Rosso, no será sancionado.

La FIA informó de que durante la inspección del monoplaza del madrileño fue detectado un daño en una de las cintas de sujeción de las ruedas. "Había signos de suciedad, que podrían ser por el frenado, y eso no es bueno para las fibras", explicó la FIA, que asimismo apuntó que éstas estaban "desgastadas".
"El coche, por tanto, no podía pasar la verificación técnica hasta que la parte correspondiente no fuera sustituida", agregó.

Los comisarios de carrera subrayaron, no obstante, en el tercer punto del comunicado su "satisfacción" porque "no había intención del equipo de engañar a los examinadores". La pieza fue reemplazada "voluntariamente" por Toro Rosso y, en consecuencia, el monoplaza de Carlos Sainz superó la verificación. "Los comisarios fueron informados por el equipo y el fabricante de que el diseño ha sido debidamente probado para su uso y homologado con los nudos presentes", indicó la FIA.