Fernando Alonso
Fernando Alonso, con el móvil, en sala de prensa. EFE

El piloto de McLaren Fernando Alonso se ha mostrado encantado de volver a disputar este fin de semana el GP de Mónaco después de haberse perdido la pasada edición debido a su participación en las 500 Millas de Indianápolis.

"Me encantó la experiencia en la Indy, por supuesto, pero Mónaco es un lugar único. Estoy con ganas de ponerme al volante en Mónaco por primera vez en dos años y ver cómo rinde nuestro coche. ¡Me hace ilusión volver a Mónaco después de habérmelo saltado el año pasado!", ha asegurado.

El asturiano es, además, optimista en el circuito monegasco, el más lento del calendario y, quizás, más favorable para su McLaren: "Mónaco es uno de esos circuitos que igualan las fuerzas de todos un poco y es como un lanzar un dado al aire".

"Como vimos en Barcelona, aunque acabes bien la clasificación no eres inmune a cualquier incidente que te pueda cambiar el panorama. Así que tenemos que sacar el máximo posible del sábado y luego luchar fuerte el domingo para conseguir todos los puntos que podamos", ha añadido.

Acertar con la puesta a punto

Según ha subrayado Fernando, será especialmente importante acertar con el 'set-up' del monoplaza: "Conocemos las limitaciones de nuestro paquete, y un circuito tan lento como este requiere de una puesta a punto completamente única, pero todos nos tenemos que adaptar y sacar el máximo de lo que tenemos".

Su compañero, Stoffel Vandoorne, ha asegurado que los test realizados en Montmeló después del GP de España han ayudado a McLaren a mejorar el coche.

"Los tests en Barcelona nos han dado mucha información que podremos aprovechar ya en Mónaco", ha dicho el belga.