Con seis goles en los siete partidos que lleva Abel Resino al frente del banquillo granota, el Levante presenta, por un gol, peores números que el equipo que comenzó la temporada con Juan Ramón López Caro como entrenador, aunque sí ha mejorado la parcela defensiva, con menos tantos recibidos (ocho frente a 12).

La falta de gol sigue siendo la constante de una plantilla que incluso se ha reforzado en el mercado invernal con un delantero como Salva, que es el ariete que más puerta ha visto con tres tantos.