Kimi
Kimi Raikkonen, campeón del mundo de Fórmula Uno.

Todo ha quedado en un par de horas de suspense. La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ha decidido finalmente no sancionar a los equipos BMW-Sauber y Williams-Toyota, cuyos monoplazas habían sido investigados después de que acabasen el Gran Premio de Brasil por supuestas irregularidades en el combustible.

Con la posible sanción a BMW y Williams, Hamiltón habría quedado cuarto en Brasil

El motivo de la investigación por la que fueron convocados representantes de ambos equipos estuvo en la temperatura del combustible de los cuatro coches durante la carrera, ya que se comprobó que al término de la prueba estaba entre los 23 y 25 grados.

Según la normativa, la temperatura del combustible de los monoplazas nunca debe ser de más de diez grados centígrados inferior respecto a la temperatura ambiente (37 grados este domingo en Sao Paulo), ya que cuanto más frío esté, más rinden los motores.

La decisión era importante ya que Lewis Hamilton, que acabó la carrera en séptimo lugar, habría adelantado tres puestos en la clasificación que le hubiera permitido recuperar el título mundial que había perdido tras la victoria sorprendente en el circuito de Interlagos del finlandés Kimi Raikkonen.

La posible penalización hubiera afectado al alemán Nico Rosberg (Williams-Toyota), que se clasificó cuarto, y a los dos pilotos de BMW Sauber, el polaco Robert Kubica y el también germano Nick Heidfeldl, que terminaron quinto y sexto. El otro piloto de Williams, el japonés Kazuki Nakajima, fue décimo.