La revolución atacante de Caparrós para pasar a los octavos de la UEFA funcionó. El Panathinaikos cedió todo el campo, lo que hizo que el Sevilla se hiciera con el dominio. De la primera mitad, destacar el mano a mano fallado por Aranda. Tras el descanso, con el Sevilla volcado, Caparrós se jugó sus últimas cartas con Darío Silva y Makukula. Hasta cinco delanteros tenía en liza Caparrós. Y la jugada funcionó. En apenas siete minutos, Makukula, primero, y Adriano, después, pusieron boca abajo el Pizjuán y arreglaron el pase.

La Champions,  en juego

Los equipos sevillanos se juegan seguir otra jornada más en zona de Liga de Campeones. El Betis intentará vencer en Mestalla, donde lleva 19 años sin ganar, ante un Valencia en horas bajas. En principio, el conjunto de Serra Ferrer tendrá disponibles a todos sus efectivos. Por su parte, el Sevilla recibe al Racing en el Pizjuán con la baja de Javi Navarro en defensa.